Menú Principal

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Zona descarga

Obsolescencia programada o mala suerte

Tamaño de letra:

Si ya sabemos que las bombillas duran 1000 horas

Thomas Edison¡Menudas últimas semanas! Llega un momento en el que ya no sabes qué pensar cuando llega una mala racha en la que se rompe todo: -¿habrá sido la obsolescencia programada que últimamente es muy comentada?, ¿será tal vez una racha de mala suerte? Sea lo que fuere, lo cierto es que estas dos últimas semanas han sido un pequeño desastre.

La obsolescencia es la cualidad de obsolescente y significa que 'algo' está cayendo en desuso y se está volviendo obsoleto. La obsolescencia programada, calculada por los fabricantes de antemano, indica hasta cuándo un aparato funcionará correctamente, y a partir de ese periodo, podrá dejar de funcionar, se estropeará o dejará de ser útil.

Una de las primeras cosas que me vienen a la mente cuando se menciona la obsolescencia programada, es la bombilla centenaria del parque de bomberos de Livermore, en California. Es este uno de los motivos por el que se han abierto grandes debates de cómo es posible que las bombillas actuales tengan solo una vida útil de alrededor de 1000h (ahora mismo tengo en mis manos una bombilla marca Philips de 50W y en el envase pone "Vida útil de 1 año, 1000 horas). Recientemente leí un artículo y vi allí un interesante gráfico, donde los fabricantes de bombillas redujeron en menos de 8 años (1926-1934) la media de vida útil de las mismas: de 1800 a 1205 horas. Como imaginarás, si ya en 1926 la bombilla que utilizamos en el hogar era sofisticada (Thomas Alva Edison la patentó en 1880), en las actuales no hace falta ni comentarlo.

 

Bombilla centenaria
Imagen obtenida de su página web

Tal vez no te deje impasible un interesante documental de RTVE sobre la obsolescencia programada: Comprar, tirar, comprar.

Mi pequeño Caos

Todo comenzó recién entrado el otoño, aunque este año el verano se está alargando en España y muchos vamos todavía gran parte del día en manga corta. De hecho, este fin de semana (hemos pasado el ecuador de octubre) las playas han estado abarrotadas. Tal vez los fabricantes del verano no han realizado una obsolescencia programada correcta para este 2014.

El primer problema comenzó con la batería del coche. 4 años sin cambiarla y ¿ya falla? Esto es alucinante, seguro que me cobrarán 60€ por una nueva y entre llamar a la grúa, que tengan tiempo y sitio en el taller, y la mano de obra, se me pondrá en unos 80€. Pensé que podía ahorrarme ese dinero, así que compré una nueva batería, la cambié, y cuando arranqué el coche, empezaron a encenderse testigos en el cuadro de luces que me indicaban que el coche iba a estallar o similar. El vehículo, para protegerse de esto, solo permitía ir a ralentí, así que menuda pérdida de tiempo. Llama de nuevo a la grúa, llévalo al taller, que tengan sitio y tiempo, que pongan el ordenador para resetear la avería y mano de obra.

Y con electrodomésticos

Lo siguiente que se averió fue el lavavajillas. Cierro un día la puerta del electrodoméstico y salta el diferencial de la casa. ¡Vaya! Normalmente este problema suele ser la resistencia, pero en los más modernos existe un calentador y no vi ningún problema en él. En una posición bastante incómoda (y en una pequeña cocina), fui soltando la fase y neutro de algunos componentes del lavavajillas (en algunos tutoriales en la red te comentan que quites la toma de tierra pero yo no estoy de acuerdo porque puedes sufrir una descarga), y comprobé que el diferencial no saltaba cuando desconectaba la bomba de desagüe. Finalmente descubrí que varias tuberías y de difícil acceso, estaban rotas y llenaban la base del aparato de agua. La supe reparar.

Por supuesto, cuando a un familiar se le estropeó la lavadora que tiene más 20 años, le dije que intentara repararla en vez de comprarse otra nueva que seguramente le durará la cuarta parte de esta. En este caso, el problema fue la válvula de entrada de agua. Fue difícil encontrar una compatible, pero en eBay encuentras casi de todo.

The next problem fue la vitrocerámica. Un día de lluvia, salto el PIA (Pequeño Interruptor Automático) de protección de la cocina, unos minutos después, los mandos de la vitro estaban muy duros y dejó de funcionar. Solo se encendía una resistencia. Muchos conocidos me decían: "tira una olla llena de agua y rompe el cristal" que te lo cubre el seguro. Como no me gusta mentir, dije la verdad y di parte a mi seguro. Días después recibí una carta diciendo que "Los daños que presenta la vitrocerámica, no son susceptibles de haberse producido por una alteración eléctrica, cortocircuito o similar".
Ciertamente me entran ganas de contratar a un técnico para intentar rebatir dicha hipótesis (ya que el técnico de la aseguradora solo la miró por encima y dijo que se habían cortado las resistencias). Lo cierto es que yo la desmonté y no tiene ninguna resistencia rota, ¡a saber qué parte envió a la aseguradora!

Y con tecnología

Sigo ahora con tecnología. La semana pasada estuve preparando un artículo para esta web sobre Excel y VBA, que tendrá que ser el siguiente y casualmente, el viernes, el ordenador donde estaba el tutorial dejó de funcionar. Después de revisarlo concienzudamente, deduje que el problema estaba en la placa base. Ya era hora de que fallara y no se pudiera arreglar después de 7 años. ¿Para qué compré una licencia de Windows 8 a 32 bits? -Pensé.

Para poder intentar escribir el tutorial en la web, accedí al disco duro del ordenador estropeado desde otro ordenador mediante un adaptador SATA (es el de la imagen bajo estas líneas). Ahora me arrepiento de no haberme gastado más dinero en una buena base para conexión de discos duros, ya que el cargador del adaptador dejó de funcionar (2 años ha durado, si tenía garantía ya se ha terminado):

Adaptador USB-SATA-IDE

Y finalmente, traté de actualizar la web con un artículo el 17 de octubre y no pude porque estuvo toda la tarde la web caída. La base de datos estuvo corrupta hasta bien entrada la madrugada. Parece ser que hubo un ataque DDOS a los servidores.

Menos mal que ahora tendré todo nuevo y como la garantía es de 2 años tendré la seguridad de que la obsolescencia programada de todos los aparatos será de 2 años y un día. ¡Que tengáis una buena semana!

En estos momentos veo que mi smartphone actual tiene la batería integrada. ¿Esto significa que cuando esta deje de ser útil tendré que cambiar de smartphone? No lo sé, pero parece ser que los fabricantes miran de reojo los principios del Dr. William E. Deming en las cuales el usuario cambiará el producto no porque se estropee, sino por las mejoras que trae.

Última actualización: Miércoles, 22 Octubre 2014

Escribir un comentario

Antes de publicar un comentario, usted debe aceptar nuestras condiciones de uso: Condiciones de uso


 

También te puede interesar. Relacionados:

Visitas: 4852516